Miembro de:

Semillas de calidad para una agricultura resiliente y productiva

En el mundo de la agricultura, la elección de las semillas es una decisión fundamental que puede determinar el éxito o fracaso de un cultivo. Las semillas de calidad son la base para obtener rendimientos óptimos, y cultivos saludables. En este blog, exploraremos la importancia del uso de semillas de calidad en la agricultura, los beneficios que ofrecen y cómo pueden impulsar la productividad y la sostenibilidad.

¿Qué es una semilla?

Según la ley general de las semillas es «toda estructura botánica destinada a la propagación sexual o asexual de una especie».

¿Qué es la calidad de las semillas?

La calidad de la semilla expresa el grado en que un determinado lote de semillas cumple las normas establecidas respecto a ciertos atributos que determinan la calidad de las semillas.

Existen 4 atributos de calidad:

  • Genético: Se refiere a las características genéticas inherentes de la semilla. Esto incluye las características deseables de la planta madre, como el rendimiento, la resistencia a enfermedades, la adaptabilidad a diferentes condiciones ambientales, el tamaño de la planta, el ciclo de crecimiento, el color de los frutos, entre otros. Un buen atributo genético asegura que la semilla tenga las características genéticas necesarias para producir plantas de alta calidad y productivas.
  • Físico: Se relaciona con la condición de la semilla en el lote específico: semilla pura, presencia de otra semillas y contenido de humedad. Una semilla de calidad debe tener un tamaño y forma uniformes, lo que indica una buena selección y procesamiento. 
  • Fisiológico: Es la proporción de semillas vivas capaces de producir plántulas normales, el vigor y la viabilidad. La viabilidad y la tasa de germinación son dos aspectos clave del atributo fisiológico. Una semilla de calidad debe tener una alta viabilidad, lo que significa que tiene un alto potencial de convertirse en una planta sana y productiva. Además, una alta tasa de germinación indica la capacidad de la semilla para desarrollar plántulas vigorosas y establecer cultivos exitosos.
  • Sanitario: El atributo sanitario se refiere a la ausencia de enfermedades y patógenos en la semilla. Una semilla de calidad debe estar libre de patógenos, como hongos, bacterias o virus, que pueden causar enfermedades en las plantas y disminuir su rendimiento. La presencia de patógenos en las semillas puede propagar enfermedades a los cultivos y tener un impacto negativo en la producción. Por lo tanto, una semilla sanitariamente sana es esencial para garantizar cultivos saludables y productivos. Estos atributos son evaluados para determinar la calidad de la semilla y su potencial para producir plantas saludables y productivas. Al seleccionar semillas con buenos atributos en cada categoría, los agricultores pueden maximizar sus posibilidades de éxito y obtener resultados óptimos en sus cultivos.

¿Qué son las semillas de calidad?

Las semillas de calidad son aquellas que cumplen con estándares específicos de pureza, germinación, vigor y sanidad. Estas semillas tienen un alto potencial de rendimiento, buena adaptabilidad al entorno y características deseables para el agricultor y el mercado.

Dentro de las semillas de calidad tenemos 3 clases: Clase genética, certificada y no certificada. Estas clases cumplen con los 4 atributos de calidad, pero tienen una diferencia entre cada una de ellas.

La clase genética se produce en menor volumen y tiene grandes estándares de identidad genética. Además, es producida por los centros de investigación de semillas.

En la clase certificada y no certificada, ambas cuentas con un control de calidad interno el cual es llevado por el productor de semillas; sin embargo, en la clase certificada, hay un control externo de calidad el cual es realizado por SENASA o por un organismo certificador delegado por SENASA.

¿De qué cultivos podemos producir semilla certificada?

  • Algodón
  • Maíz
  • Arroz
  • Cereales
  • Quinua
  • Papa
  • Leguminosas de grano

Beneficios del uso de semillas de calidad

  1. Mejor rendimiento y productividad: Las semillas de calidad garantizan un mayor potencial de rendimiento y una mejor uniformidad en el crecimiento de los cultivos. Estas semillas son genéticamente superiores y están adaptadas a las condiciones locales, lo que se traduce en cosechas más abundantes y consistentes.
  2. Resistencia a enfermedades y plagas: Las semillas de calidad suelen tener características genéticas que les confieren resistencia a enfermedades y plagas comunes en la región. Esto reduce la necesidad de utilizar productos químicos para el control de plagas, lo que a su vez disminuye los costos y el impacto ambiental.
  3. Mayor tolerancia a condiciones adversas: Al elegir semillas de calidad, los agricultores pueden optar por variedades que sean más resistentes a condiciones climáticas extremas, como sequías, inundaciones o altas temperaturas. Esto mejora la resiliencia de los cultivos y reduce el riesgo de pérdidas.
  4. Calidad de los productos finales: Las semillas de calidad influyen en la calidad de los productos agrícolas finales, como frutas, hortalizas o granos. Estas semillas suelen producir cultivos más nutritivos, sabrosos y atractivos, lo que aumenta su valor en el mercado.
  5. Libres de plantas indeseadas, adecuado contenido de humedad.
  6. Semillas más vigorosas, mayor germinación y uniformidad.

¿Cómo elegir y adquirir semillas de calidad?

  • Investigación y asesoramiento: Los agricultores deben realizar investigaciones sobre las variedades de semillas disponibles y buscar asesoramiento técnico de expertos en agricultura. Esto les permitirá seleccionar las semillas más adecuadas para sus condiciones y objetivos específicos.
  • Compra de semillas certificadas: Es recomendable adquirir semillas certificadas, ya que estas garantizan la calidad y autenticidad del producto. Las semillas certificadas suelen estar respaldadas por estudios de campo, análisis de laboratorio y están etiquetadas con información relevante para el agricultor.
  • Almacenamiento adecuado: Para mantener la calidad de las semillas, es importante almacenarlas en condiciones óptimas de temperatura, humedad y ventilación. Las semillas deben almacenarse en recipientes herméticos o bolsas resistentes a la humedad para evitar la entrada de agua y la proliferación de hongos. Además, es recomendable almacenar las semillas en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa del sol, para preservar su viabilidad a lo largo del tiempo.

CONCLUSIÓN

El uso de semillas de calidad en la agricultura es de vital importancia para lograr una producción exitosa y sostenible. Al elegir semillas de calidad, los agricultores pueden maximizar su rendimiento y rentabilidad, obteniendo cultivos más abundantes y de mejor calidad. Además, estas semillas contribuyen a la sostenibilidad agrícola al reducir la necesidad de insumos químicos, disminuir el impacto ambiental y promover la salud del suelo.

¿Quieres conocer más acerca del tema? Revisa nuestro webinar aquí

🌱 Cultivida…Innovando por el desarrollo sostenible de la agricultura peruana.

 

#Cultivida #Cultivos #Plaguicidas