animacion

La Miel cruda sin pasteurizar



La miel cruda sin pasteurizar es la miel que no ha sido sometida a un proceso térmico para la rotura de sus cristales de glucosa. Procesos que las mieles comerciales sufren, para lograr que las mieles estén siempre líquidas pero que se llevan por el camino la gran mayoría de sus beneficios. Por lo tanto, es la miel cruda sin pasteurizar, es la miel más pura y de mayor calidad. Un producto que procede directamente de la naturaleza, sin que ningún ser vivo muera por el camino, y que os vamos a dar a conocer en profundidad.

En este artículo profundizaremos sobre estos temas de la miel sin pastuerizar. Los puntos que vamos a ver son los siguientes:

1. ¿Cuál es la verdadera miel?

La cristalización, un fenómeno natural, por el cual, la miel cruda pasa de estado líquido a sólido. Este cambio de estructura es un cambio de estado donde las moléculas de la miel, fundamentalmente la glucosa. En este proceso la glucosa pierde energía y forma un cristal. Este proceso se produce a mayor velocidad en las mieles claras que en las oscuras, pues la mieles claras contienen mayor contenido de glucosa, que es el azúcar que primero cristaliza. No obstante tenemos excepciones, como la miel de Acacia, siendo esta muy clara, tarda muchísimos en cristalizar o no cristaliza.

La cristalización de la miel sin pasteurizar se acelera,  si se somete a la miel a temperaturas cercanas a 14°C. Asimismo, cuando existen restos de propóleos, micro burbujas de aire, polen, restos de cera, etc también se acelera Por el contrario, contenidos altos de minerals y menores proporciones de glucosa, retadan la cristalización

Con el proceso de cristalización, la miel cruda sin pasteurizar, sufre transformaciones de color y textura, pero sin ninguna pérdida de sabor, ni aromas, ni propiedades. Este proceso es algo totalmente natural que le sucede a cualquier miel de calidad.

 

a) Proceso de extracción de la miel

La miel una vez recolectada y sacada de su panal, es almacenada en depósitos de acero inoxidable. No obstante, con el paso del tiempo como hemos visto, este producto tiende a solidificarse, es decir, cristalizar. Como resultado, es difícil sacarla de los bidones, pues está compacta y en bloque. Por esta razón, para poder envasar la miel, esta se la somete a una temperatura de unos 40°C, De este modo la volvemos otra vez a su estado líquido, y así es más fácil envasarla.

Al someter a la miel a estas temperaturas no muy altas, los 40 ºC, las propiedades de la miel no se ven dañadas, por lo que sigue manteniendo intacto su sabor y aroma. De todas maneras, para los amantes de lo más natural, también se puede comprar la miel con el panal incluido. Así, es lo más natural que puede adquirirlo.

 

Foto 1: Panal de miel

 

b) Cristalización en su envase

Una vez que está envasada la miel cruda en un recipiente hermético y toma la temperatura ambiente, la miel comienza a enturbiarse, comienza su proceso de cristalización en el bote. Este proceso es más lento, en verano por temperaturas más altas y es más rápido en invierno, por las temperaturas más frescas. Con las temperaturas más altas también se produce el proceso contrario, la miel cristalizada al tomar el calor del ambiente se va convirtiendo en líquida.

Con la cristalización, a la miel le puede surgir una película o capa más o menos espesa, blanca y polvorienta. Dicha capa está formada principalmente por cristales de glucosa en la parte superior del bote y en la miel que está en contacto con el cristal. Con el transcurso de más tiempo, el proceso de cristalización sigue, hasta que el bote entero se endurece.

En invierno, si usted compra mieles crudas, estas pueden estar solidificadas o en proceso de solidificación. Por el contrario, en verano con temperaturas más altas, la miel permanece más tiempo en estado líquido, o se descristaliza, si pasa de estado sólido a líquido.

Con la descristalización, la miel se puede ablandar y formar dos fases. Primero los cristales enriquecidos en glucosa, debido a su mayor peso, desciende al fondo del recipiente, y la solución enriquecida con levulosa, de un color oscuro, sube arriba. En este momento, la miel sufre el riesgo de fermentar. La fermentación no es perjudicial para la salud, pero le daría a la miel sabores y olores extraños.

 

Foto 2: Envasado de miel cruda

 

2. Métodos para analizar la calidad de la miel

La miel es uno de los productos más manipulados que existen en el mercado. Ya que es muy fácil mezclar la miel con otras de baja calidad o con otras fuentes que no son miel. Esto provoca una daño enorme a los apicultores, envasadores pequeños y medianos y las tiendas especializadas en miel.

Sin embargo, existen parámetros para detectar estas prácticas fraudulentas, que son los siguientes:

  • Análisis polínico
  • Análisis físico-químico
  • Análisis sensorial

a) Procedencia del polen de la miel

En primer lugar, si conocemos la procedencia de la miel, que flores han visitado las abejas y contrastar estas fuentes con un lugar geográfico, podemos detectar si la miel ha sido adulterada. Esto se puede conocer analizando la procedencia del polen. Por lo tanto, esto se logra con un análisis mesopolínico.

Asimismo, el ultra-filtrado de la miel es una práctica que se lleva a cabo para esconder la procedencia de la miel. Dicho proceso consiste en calentar la miel a temperaturas muy altas y luego pasarla por unos filtros muy finos. Como resultado, el polen se queda retenido en estos filtros de poros muy finos y se le saca el polen de la miel.

Sin embargo, una vez pasada la miel por este proceso, la miel debería denominarse ya miel. Pues las altas temperaturas, y la eliminación de la miel, acaban con la gran mayoría de las propiedades beneficiosas de la miel. Por tanto, convirtiendo la miel en un simple edulcorante.

b) Variedad del polen de la miel

Las abejas, al igual que otro animal, necesita una dieta variedad y equilibrada. por lo tanto necesita una fuente variedad de polen. Esto fortalecerá su sistema inmunológico y será menos sensible a enfermedades.

3. Miel ecológica sin pasteurizar

Muchos agricultores por razones económicas no etiquetan sus mieles como miel ecológica aunque pasarían fácilmente estos controles. Es verdad que la miel cruda ecológica es de enorme calidad y a pasado rigurosos controles de calidad. Sin embargo, también es cierto que si compramos la miel directa de un apicultor, podemos estar muy seguros de su calidad y de que no tenga ninguna traza de antibióticos. Tenemos que tener en cuenta, que el uso de antibióticos en la apicultura está muy controlado, y no se pueden usar indiscriminadamente.

Por otra parte, las mieles ecológicas que han sido pasteurizadas y no son cruda, no tienen mucho sentido. Una miel aunque sea ecológica pero la ha hallan pasteurizado, ha perdido muchas de sus propiedades. Si tenemos que elegir entre una miel ecológica pasteurizada y un miel cruda no ecológica, yo recomendaría siempre elegir la cruda.

a) La pasteurización

La pasteurización de la miel consiste en someter a la miel a temperaturas elevadas de unos 78°C durante seis o siete minutos, para después enfriarla rápidamente. Este proceso mata a levaduras, funde los cristales de la glucosa, (recordemos que estos son los culpables de la cristalización). Al mismo tiempo, que destruye sus enzimas, vitaminas, antioxidantes y otros componentes antibacterianos. Por lo tanto la pasteurización, retarda la cristalización de la miel, pero al mismo tiempo destruye una gran parte de sus propiedades organolépticas, saludables y curativas.

Con la destrucción de levaduras se previene que la miel fermente. No obstante, las empresas de envasado también aprovechan este proceso para ajustar más los límites de humedad que marca la ley. Por lo tanto, echarle agua, para aumentar la rentabilidad de la miel. Una miel de calidad, con un bajo contenido en agua se le echa agua, y conseguimos mayor cantidad de miel.

Con la pasteurización se destruye los delicados y agradables sabores que están escondidos en cada variedad de miel cruda. También es responsable de destruir enzimas que previenen de las abejas que son responsable de la activación de vitaminas.

A parte de nuestro blog también os recomendamos el siguiente enlace del periódico el País sobre alimentación

 

Foto: nuestra caja de regalo, Como una Reina

 

4. Estados de la miel

La miel cruda se puede presentar en tres estados diferentes:

a) Estado líquido

La miel se produce en estado líquido por las abejas, y esta dentro de las celdillas se suele cristalizar. Para sacarla de las celdillas y envasarla, los apicultores calientan ligeramente la miel, sobre unos 40 ºC y de esta manera pueden envasarla. Una vez envasada, dependiendo del tipo de miel y otros factores pasa a estado sólido.

Asimismo, el consumidor puede convertir la miel en estado líquido si la calienta.

b) Estado cremoso

El estado cremoso que no se encuentra fácilmente en España, es muy útil para untar en las tostada. Además, desde el punto de vista comercial, mucho mas atractivo.

El estado cremosos se consigue a partir del estado líquido. Este estado cremoso se puede lograr de diferentes maneras, una más naturales y otras más industriales

Método mecánico:

Este estado lo puede lograr el apicultor o envasador controlando y dirigiendo la cristalización. Al mismo tiempo, que un sistema mecánico se le va batiendo la miel hasta conseguir este estado cremoso.

Método de cristalizacón inducida:
En este método se mezcla la miel líquida con un 10 ó 20& de cristales de miel molidos, logrando esta textura cremosa.

c) Estado sólido

El estado sólido, es el estado natural de la miel en su forma con menor energía. Una miel de calidad, si se la deja sola en un sitio fresco tiende naturalmente a este estado.

5. Peligros de la miel cruda

Los peligros de la miel sin pasteurizar si el apicultor tiene sus instalaciones en condiciones optimas son nulos. No es así con mieles que están almacenadas o envasadas en lugares que no poseen condiciones de limpieza adecuadas. Ya que, estas mieles podrían almacenar esporas de bacterias. Posteriormente, estas pueden desarrollarse y crear una infección muy grave en la persona.

Por esta razón, debemos consumir miel cruda de calidad de apicultores de confianza. Nosotros, hemos visitado a todos nuestros apicultores y pedido sus registros de sanidad. De esta manera nos asegurarnos la mayor calidad y seguridad alimentaria de las mieles.

a) Miel venenosa

Hay algunos tipos de miel que pueden tener componentes venenosos, los cuales pueden producir vómitos, náuseas, dolores de cabeza e incluso producirte inconsciencia. Asimismo, en el caso más extremo podrían contener esporas de la bacterias de «Clostridium botulinum», los cuales te producirían la muerte.

6. Baño María para pasar de estado sólido a líquido

Si nos ha llegado la miel en estado solido y queremos que esté líquida, el mejor método es ponerla al baño María. Para ponerla al baño María debemos hacer lo siguiente:

Poner en un recipiente grande, como una cazuela, con agua por la mitad. Dentro de este meter el mismo bote de miel que tiene un otro con la miel que quiere fundirse. Luego poner el agua a hervir hasta que la miel quede completamente líquida.
Tenga en cuenta que si está fundiendo una miel líquida, esto no es para siempre. Por lo tanto, si almacena esta miel en un lugar fresco, la miel volverá a su estado sólido. La rapidez con que lo haga va a depender de la temperatura que se acerque a los 14 grados y del tipo de miel.

7. Defensa de la miel de calidad sin pasteurizar

Actualmente en España y la gran mayoría de los países europeos, el etiquetase de la miel es muy fraudulento. Ya que se puede comprar miel de otros países, como países asiáticos, que como dicen gran cantidad de referencias, lo que venden es un sucedáneo elaborado industrialmente, y envasarlo como miel de origen europeo y no europeo.

Con esto se consigue como en todos lo casos, defender al defraudador y facilitar el fraude. Al mismo, tiempo que se hace polvo a los apicultores honestos que venden miel 100 por 100 de calidad. Asimismo, existe un mercado, en donde se van comprando mieles o sucedáneos de mieles que pasan de una mano, y que acaban etiquetándose como origen europeo.

Por lo tanto, la Unión Europea, debería etiquetar adecuadamente la miel europea sin pasteurizar y no permitir que envasadores hagan mezcla de mieles nacionales con mieles de orígenes dudosos. Por lo menos, si así se hace, que quede reflejado en la etiqueta y la gente sepa lo que compra.

Fuente: https://aceitecsb.com/




Temas de Actualidad